Escrito por Stannah el 19/06/2019

5 Beneficios del Yoga para combatir el envejecimiento

Aunque no es posible minimizar o evitar por completo todos los efectos que el envejecimiento tiene en nuestro cuerpo, hay mucho que se puede hacer para disminuir su impacto. Para muchos, ¡el Yoga es el secreto!

El deseo de poder envejecer en casa se ha hecho cada vez más popular en los últimos años, especialmente entre la generación de los Baby Boomers, nacidos entre 1944 e 1964. Aunque la ambición de todos estos adultos mayores es totalmente comprensible, la verdad es que, con el aumento de la edad, aumenta también el riesgo de enfermedades, de dolores crónicos, para no mencionar la angustia psicológica que acompaña todo el proceso de envejecimiento, que puede llegar a crear aún más obstáculos para lograr este objetivo tan digno que es el de envejecer en nuestra casa de toda la vida.

Afortunadamente, la investigación científica – esa gran aliada – ha descubierto que el yoga es una actividad altamente beneficiosa para las personas que se van haciendo, ya que puede ayudar a minimizar algunos de los síntomas del envejecimiento.

Según Livestrong, la combinación de algunas posturas físicas y técnicas de respiración del yoga puede ayudar a mitigar problemas como la artritis, las enfermedades cardiovasculares, el insomnio e incluso problemas de salud mental, como la ansiedad. Sigue leyendo para saber más sobre el tema y sobre los beneficios que puedes obtener de esta antigua práctica.

 Contenidos:

5 razones por las que el Yoga es un buen ejercicio para adultos mayores

¿Cómo empezar a practicar Yoga?

Diferentes estilos de yoga: ¿cuál es el adecuado para ti?

Mantén tu independencia y calidad de vida

5 razones por las que el Yoga es un buen ejercicio para adultos mayores

A diferencia de algunos mitos del Yoga, este tipo de ejercicio hace más que simplemente ayudar a las personas a quemar calorías y tonificar los músculos: es un entrenamiento completo de mente-cuerpo, donde tienes la oportunidad de combinar técnicas de respiración profunda, meditación y relajación, junto con ejercicios que ayudan a construir tu fuerza, flexibilidad, equilibrio y resistencia.

Los ejercicios de Yoga pueden fortalecer y tonificar los músculos de apoyo para ayudar a prevenir lesiones futuras y aliviar el dolor crónico, y así poder aplazar al máximo el uso de ayudas a la movilidad, como el bastón. Entre los muchos beneficios asociados al yoga, aquí están los 5 principales beneficios por los que debes considerar la posibilidad de desplegar la esterilla y aventurarte con el yoga:

Al igual que con cualquier actividad física, lo más importante es marcar el ritmo con el que te sientas más cómodo – consulta a tu médico de cabecera o fisioterapeuta si tienes alguna duda sobre si el yoga es indicado para ti o para alguna condición crónica concreta. Dicho esto, se ha demostrado que practicar yoga suave de forma regular alivia los síntomas asociados con varias dolencias físicas y mentales. Echemos un vistazo a algunas de estas condiciones y veamos cómo el yoga puede ayudar a mitigar los efectos del envejecimiento en tu cuerpo:

Articulaciones rígidas y doloridas

El yoga representa una forma suave y de bajo impacto para estirar los músculos, aumentar la flexibilidad y mejorar el rango de movimiento en las articulaciones rígidas y doloridas, especialmente para aquellos afectados por condiciones como la artritis. Los participantes en un estudio del Centro Médico Harbor-UCLA reportaron una disminución en la necesidad de medicamentos para el dolor después de tan solo cuatro semanas de práctica de yoga consistente.

Posturas recomendadas: Postura de Niño, rotación de la muñeca, estiramiento del dorso de la mano y estiramiento de las articulaciones y los dedos.

Dolor ciático

El dolor ciático puede realmente afectar tu calidad de vida, haciendo que sea extremadamente incómodo caminar, sentarse o acostarse sin sentir dolor agudo o entumecimiento en la parte baja de la espalda, los glúteos y la parte posterior de las piernas. El yoga puede proporcionar algún alivio ya que te permite fortalecer la zona lumbar y estirar completamente los músculos. Sin embargo, si con dolor ciático, debe consultar con su médico antes de comenzar un régimen de yoga.

Posturas recomendadas: Postura de loto, postura de ángulo encuadernado, postura de la cobra

 

Presión arterial alta

La hipertensión, o presión arterial alta, es una amenaza grave que puede convertirse en una enfermedad cardiovascular más grave y aumentar el riesgo de un ataque cardíaco. Estudios recientes han concluido que el yoga reduce el estrés oxidativo, una de las principales causas subyacentes de la hipertensión.

Posturas recomendadas: postura de perro mirando hacia abajo, postura de puente, postura de héroe, postura de pared con piernas en alto.

Mejora el bienestar psicológico

El yoga es una actividad calmante y restauradora, diseñada para relajar tanto el cuerpo como la mente. Al concentrarte en ejercicios de respiración y movimientos lentos, el yoga puede ayudar a reducir dolencias como la depresión y la ansiedad. Bel Marra Health informa que un estudio reciente descubrió que el yoga es capaz de prorrogar de forma increíblemente efectiva numerosos problemas de salud mental. En lugar de enmascarar los síntomas, el yoga actúa sobre la raíz del problema para proporcionar un alivio duradero.

Además, un estudio de la Universidad de Illinois descubrió que solo dos meses de yoga constante pueden mejorar la capacidad de razonar y la función de la memoria, un síntoma que muchos creían que era una parte inevitable del proceso de envejecimiento.

Posturas recomendadas: Postura tabla delfín, postura en ángulo cerrado, postura de puente.

Cómo hacer frente al estrés 

Es virtualmente imposible evitar momentos de estrés a lo largo de nuestra vida. El estrés es una respuesta física y psicológica natural a lo que sucede a nuestro alrededor, desde responsabilidades cotidianas hasta acontecimientos que cambian la vida profundamente. Los momentos estresantes no se pueden evitar, pero la forma en que los afrontamos puede tener un profundo impacto en nuestro cuerpo y mente. Para muchos, practicar yoga puede tener un efecto profundamente calmante. Ciertas posturas combinadas con técnicas de meditación y relajación pueden ayudar a ponerte en el estado de ánimo adecuado, para que tu cuerpo comience a liberar la tensión que has acumulado a lo largo del día.

El estrés también puede causar problemas para dormir, pero las exigencias físicas del yoga combinadas con técnicas de respiración y relajación pueden hacer que sea más fácil quedarse dormido y permanecer dormido, para que puedas disfrutar de un sueño profundo y reparador que te dé esa sensación de frescura en la mañana.

Posturas recomendadas: Postura de niño, postura de barco, respiración de limpieza de canal.

 

Cómo empezar a practicar yoga

Para los principiantes que ya se van haciendo mayores y luchan con la flexibilidad limitada, decidir inscribirse en una clase de yoga puede resultar un poco abrumador: las imágenes de gente joven retorciéndose, sin esfuerzo aparente es, a menudo, lo primero que viene a la mente; las clases también pueden tener nombres desconocidos y las posturas son frecuentemente referidas por su nombre sánscrito (por ejemplo, el nombre sánscrito para la postura de niño es “Balasana”).

Se necesita valor para dar el primer paso y probar algo nuevo. Pero hoy en día, hay una variedad de recursos en la Web disponibles para ayudarte a comenzar a practicar yoga. Aquí te dejamos algunos videos útiles que pueden ayudarte a tener una idea:

Además, muchos gimnasios locales empiezan a ofrecer clases diseñadas específicamente para satisfacer las necesidades de los adultos mayores. Si en cambio eres cuidador de una persona mayor, también te favorecerá practicar yoga para poder ayudar a tu ser querido. Esto te ofrece una oportunidad única para conectarte con tu ser querido y, a la vez, cosechar los beneficios del yoga: desde los suaves movimientos de estiramiento hasta los ejercicios de respiración diseñados para calmar y energizar, hay siempre algo para cada persona, independientemente de la edad.

Foto: cortesía de Flickr

Diferentes estilos de yoga: ¿cuál es el adecuado para ti?

Una vez que hayas decidido que el yoga podría ser lo que necesitas para mejorar tu movilidad y bienestar general, decidir a qué tipo de clase acudir puede ser un poco desalentador, debido a la variedad de estilos de yoga que puedes practicar. Dependiendo de tu nivel de movilidad y flexibilidad, hay algunos tipos de yoga que pueden ser más desafiantes que otros, así que cuando busques clases de yoga, considera siempre cualquier limitación física o enfermedad crónica que tengas, para poder decidir. Echemos un vistazo a algunos estilos de yoga diferentes con más detalle y descubre cuál es el que mejor se podría adaptar a ti.

  • Hatha Yoga: “Hatha yoga” es un término muy amplio que se refiere a múltiples estilos de yoga que incluyen posturas físicas en su práctica. Considerado el yoga clásico original, el Hatha Yoga es usualmente recomendado para principiantes de yoga o personas que han perdido el tono muscular y la flexibilidad, ya que se enfoca principalmente en mejorar su salud física a través de una serie de posturas específicas.
  • Yoga en silla: El yoga en silla es una forma suave de yoga en la que se pueden practicar varias posturas de yoga mientras se está sentado en una silla. En esta forma de yoga suave, las posturas a menudo son alteradas y ajustadas para que se puedan practicar en una silla, pero los movimientos básicos del cuerpo como estirarse y agacharse hacia adelante siguen fomentándose. Este tipo de yoga suele ser el preferido por los adultos mayores que sienten la necesidad de hacer ejercicio y mejorar su movilidad.
  • Yoga acuático: El yoga acuático, también conocido como “Aqua yoga”, es un tipo de yoga suave y de bajo impacto que te permite hacer ejercicio sin necesidad de demasiado esfuerzo. Una vez que entras al agua, tu cuerpo soporta menos peso, lo cual te permite realizar una serie de movimientos sin ejercer demasiada presión sobre sus huesos y músculos. Uno de los beneficios generales de este tipo de yoga es la mejora de la flexibilidad y la amplitud de movimiento.
  • Yin Yoga: El yin yoga es una forma de yoga de ritmo lento en la que se le anima a mantener sus movimientos o poses durante períodos de tiempo más largos, generalmente de tres a cinco minutos. El objetivo principal de este tipo de yoga es aumentar su bienestar y la calidad de sus tejidos conectivos, tales como ligamentos y articulaciones.
  • Kripalu Yoga: Conocido como una forma suave de yoga con un enfoque en el bienestar psicológico, el Kripalu yoga es ideal para adultos mayores y principiantes de yoga que buscan una clase de yoga que se centre en la curación física, en la meditación y el autodescubrimiento en igual medida. En una clase de Kripalu, te animamos a que mires hacia adentro y encuentres tu propio ritmo y nivel de práctica, para que con el tiempo puedas mejorar tu salud y tu sentido de bienestar.

Mantén tu independencia y calidad de vida

Si bien los beneficios del yoga son innegables, no puede considerarse una cura milagrosa para todas las dolencias del proceso de envejecimiento e incluso después de decidir acudir a una clase de yoga, es imperativo que tengas en cuenta tus limitaciones físicas y enfermedades crónicas, sin olvidar de informar a tu profesor/a, para que juntos puedan crear una práctica de yoga que pueda ser tan beneficiosa como vigorizante. No tendría sentido realizar una actividad física que empeore tu condición, ¿verdad?

Una de esas actividades físicas, muy poco beneficiosa para muchos adultos mayores, es el subir y bajar las escaleras. A menudo, las escaleras se convierten en un impedimento importante para las actividades que más disfrutamos, sin mencionar que una caída podría incapacitarnos por meses o incluso para toda la vida. Afortunadamente, en Stannah, a través de nuestras sillas salvaescaleras, ayudamos a nuestros clientes mayores a mantener su independencia y proporcionamos a los cuidadores la comodidad de saber que su ser querido no está en riesgo de caída en las escaleras en casa. Con una silla salvaescaleras Stannah, podrás combatir el obstáculo de las escaleras y utilizar la energía que te sobra para hacer las cosas que realmente te gustan, como disfrutar de la visita de tus hijos y nietos, entretener a tus queridos amigos, pasear y, por qué no, ¡practicar yoga!

Fuentes: